FALTA TITULO

Restaurar un edificio de 1811 y convertirlo en un piso moderno y singular requiere todo respeto por la riqueza de los materiales y las formas. Este es el espíritu que guió a los propietarios y diseñadores.

Es destacable la combinación de mobiliario, que se complementan con mobiliario de diseño exclusivo Zania.

Los propietarios deseaban un ático donde su vida cotidiana se alternara con una fuerte presencia del arte en todas sus expresiones.

La sutil, sensual y simple decoración junto con la ingeniosa idea de sacarle partido a los huecos de las restauradas paredes le confieren al lugar un toque romántico.